La ansiedad

23 Mar 2015

Disclaimer:
This essay has been written and submitted by students and is not an example of our work. Please click this link to view samples of our professional work witten by our professional essay writers. Any opinions, findings, conclusions or recommendations expressed in this material are those of the authors and do not necessarily reflect the views of EssayCompany.

MARCO TEÓRICO

LA ANSIEDAD

“Síntomas, causas y consecuencias”

4.1. LA ANSIEDAD.

Para poder empezar el análisis de cualquier temática es necesario la unificación de términos de manera sencilla, clara y precisa. Y enfocándonos en torno al tema de la ansiedad, esto permitirá una mejor interpretación de los diferentes aspectos que a continuación se enuncian.

4.1.1 MANEJO DE CONCEPTOS

Nuestra sociedad actual, altamente consumista, preocupada por el bienestar cada vez mayor de los ciudadanos, nos provee de productos y servicios que hacen más cómoda y placentera la vida, los avances tecnológicos han evolucionado y lo permiten, pero esto a su vez esta despersonalizando a los individuos, pues en el querer apropiarse de esas comodidades superficiales, y muchas veces innecesarias, tiene que trabajar más por ellos.

La persona al paso del tiempo y cuando menos se da cuenta, se encuentra envuelto en mundo trepidante, alterado y voraz que lo absorbe, y no le permite vivir, reflexionar, disfrutar, planear su vida, volviéndose una persona ansiosa, desorientada, perdida, y posteriormente se da cuenta de que se ha transformado en un ser desconocido.

Ante todo esto, hoy más que nunca el tema de la ansiedad nos preocupa y afecta a todos. Por lo que empezaremos por definir este concepto.

El término ansiedad es muy variado, para lo cual haremos mención del mismo, según algunos autores:

* “Lang: es una respuesta emocional que da el sujeto ante situaciones que percibe o interpreta como amenazas o peligros (Virues, 2005)…

* Lazarus: La ansiedad es un fenómeno que se da en todas las personas y que, bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral, o académico. Tiene la importante función de movilizarnos frente a situaciones amenazantes o preocupantes, de forma que hagamos lo necesario para evitar el riesgo, neutralizarlo, asumirlo o afrontarlo adecuadamente (Virues, 2005).”[1]

De acuerdo con el autor Lazarus, la ansiedad viene a ser una postura de alerta, de agitación, inquietud e incomodidad del estado de ánimo, que provoca reacciones o actitudes determinadas a la situación o hecho que la provoca.

En ella entran en juego diversos mecanismos que ayudan a enfrentar dicha situación que se percibe como amenazante. Es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia a pesar de lo cual, hoy en día, se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este trastorno puede acabar, bajo determinadas circunstancias que abundan en ciertos modos de vida, desencadenando problemas de salud graves.

4.2 IMPACTO A NIVEL MUNDIAL

En el presente apartado se desarrolla una breve reflexión del impacto que este trastorno ha tenido en el mundo.

4.2.1. LA ANSIEDAD EN MÉXICO Y ALGUNOS OTROS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA SEGÚN LAS ESTADÍSTICAS

Las personas alrededor del mundo presentan algún tipo de trastorno de ansiedad, según lo muestra la OMS, en el año 2001, pues según los estudios realizados por este organismo, aproximadamente 450 millones de personas la padecían.

Se estima que la población de México y Estados Unidos en algún momento de su vida la han padecido o la padecerán. Especialmente entre los norteamericanos de 18 a 45 años padece algún tipo de trastorno de ansiedad.

Tabla 1- sobre Tasas de prevalencia (Virues, 2005).[2]

Tipo de trastorno

Porcentaje población

Trastorno de pánico sin agorafobia

0,8 % - 1 %

Trastorno de pánico con agorafobia

1,2 % - 3,8 %

Fobias específicas

4,1 % - 7,7 %

Fobia social

1,7 % - 2 %

Trastorno obsesivo compulsivo (t.o.c.)

1,6 % - 2,5 %

Trastorno de ansiedad generalizada (t.a.g.)

6,4 % - 7,6 %

Trastorno de estrés postraumático

1 %

4.2.2 EL IMPACTO REAL DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Como se puede apreciar según las estadísticas surgidas de las investigaciones más recientes el trastorno de ansiedad es cada vez más prolífica, y el analizar algunos datos nos permitirá conocerlo con mayor precisión y a la vez reconocer el impacto que tiene en la población en general.

Es por ello que a continuación se presentan los recopilados por el autor Puchol en el 2003:

* “Se calcula que cerca de 2.4 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, aproximadamente el 1.7% de la población, padecen Trastorno de Pánico. Este tipo de Trastorno de Ansiedad, por lo general, se desarrolla al final de la adolescencia o principio de la edad adulta.

* Aproximadamente 3.3 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, el 2.3% de la población, sufren el Trastorno Obsesivo-Compulsivo cada año. Los primeros síntomas de la enfermedad se manifiestan durante la niñez o el inicio de la adolescencia.

* Cerca de 5.2 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, el 3.6% de la población, padecen cada año el Trastorno por Estrés Postraumático. Este trastorno puede originarse a cualquier edad, incluso en la infancia, como respuesta a cualquier evento traumático.

* La Agorafobia es sufrida por 3.2 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, lo que representa un 2.2% de la población dentro de ese grupo de edad. Por lo general, la Agorafobia tiende a aparecer al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta.

* Aproximadamente 4 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, cerca del 2.8% de la población, sufren cada año el Trastorno por Ansiedad Generalizada. Si bien puede aparecer en cualquier momento del ciclo vital, las mayores probabilidades se concentran entre el final de la infancia y mediados de la edad adulta.

* Cerca de 5.3 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, sobre el 3.7% de la población sufren Fobia Social. La edad de comienzo habitual se sitúa en el final de la niñez y el principio de la adolescencia.

* La Fobia Específica es experimentada por 6.3 millones de Norteamericanos entre los 18-54 años, cerca del 4.4% de la población. La aparición es especialmente común durante la infancia.

* Es frecuente que los Trastornos de Ansiedad se presenten junto a otro tipo de trastornos psicológicos, como los trastornos del estado de ánimo, el abuso de sustancias o los trastornos del comportamiento alimentario.[3]

4.2.3 LA ANSIEDAD COMO FENÓMENO NORMAL O PATOLÓGICO

La ansiedad es una emoción normal que se experimenta en situaciones en las que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno, no siempre es patológica o mala: es una emoción común, como el miedo, la ira, tristeza o felicidad. Aunque al diferenciar entre miedo y ansiedad, encontramos que en el primero, la persona conoce el objeto externo que le amenaza y se prepara para responder, en cambio en la ansiedad la persona desconoce el objeto, siendo la amenaza interna y existiendo una dificultad en la elaboración de la respuesta, lo cual le provoca cambios en su reacción, que no puede controlar. Por lo tanto, la ansiedad es anormal cuando es desproporcionada y demasiado prolongada para el estimulo que la desencadena.

4.3. CAUSAS DE LA ANSIEDAD EN LAS PERSONAS

Para conocer algunas de las raíces que se manejan con mayor familiaridad como parte de la generación del trastorno de ansiedad, a continuación se hace mención de algunos de ellos.

4.3.1. SUS ORIGENES

Las causas son los motivos o factores que influyen para que algo suceda, en este caso nos referimos a la ansiedad, la cual puede ser provocada por una serie de agentes entre los cuales resalta:

* El estrés, el cual es producto de ciertas situaciones como son: En los estudiantes, por lo general son los exámenes, el exceso de tareas, la falta de valores, los problemas amorosos o de amistad, etc., en los adultos, generalmente las causas son los problemas familiares, la crisis económica, la falta de trabajo, el miedo a morirse, además, es muy importante mencionar que un factor trascendental que provoca estrés es la forma tan acelerada de vida que llevamos, pues hacemos las cosas de forma rápida, sin disfrutarla.

* las enfermedades físicas, como el cáncer.

* los medicamentos, entre los que se encuentran los que usan para controlar el asma, o las toxinas, como la cafeína.

* los factores ambientales, como el ruido, la contaminación, el tráfico, la violencia.

4.3.2 ALGUNOS ENFOQUES SOBRE LA ANSIEDAD

1. Perspectiva Psicofisiológica: La ansiedad es la activación del sistema nervioso, consecuente con estímulos externos. Esta activación provoca algunos síntomas como son en el sistema cardio-circulatorio se da un aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial; en el sistema respiratorio se presenta respiración rápida, irregular; en el sistema muscular, se observa tensión rigidez o temblores y en el sistema gastrointestinal se presentan nauseas, vómitos o diarreas.

2. Teoría Psicodinámica. El creador es Freud. Él sugiere que la ansiedad “es más un proceso biológico (fisiológico) insatisfecho (respuesta del organismo ante la sobreexcitación derivada del impulso sexual [libido] para posteriormente llegar a otra interpretación en donde la angustia sería la señal de peligro en situaciones de alarma.”[4] Lo que quiere decir el autor es que la ansiedad va a proceder de la lucha entre lo rígido del Súper Yo y los instintos de Ello, en lo que los estímulos inaceptables desencadenan la ansiedad en la persona.

3. Teorías Conductistas. Esta teoría menciona que todas las conductas son aprendidas y en algún momento de la vida se asocian a estímulos favorables o desfavorables en los cuales se forma una relación adaptativa. Es por ello que para los conductistas la ansiedad es el resultado de un proceso condicionado por estímulos que los sujetos tienden a asociar de manera que lo que han aprendido erróneamente o en acontecimientos vividos como traumáticos y por tanto amenazantes, y por lo tanto tienden a reproducirlas cuando están en contacto con estímulos semejantes que desencadenan la angustia propia de la amenaza vivida.

4. Teorías Cognoscitivistas. Estos teóricos tienden a considerar la ansiedad como el resultado de "cogniciones" patológicas. Es por ello que podemos decir que las personas etiquetamos o marcamos mentalmente la situación y la afrontamos con un estilo y conducta determinados. Mencionan como ejemplo que al tener una sensación física molesta, las personas interpretan esto como una señal de alarma y una amenaza para su salud física o psíquica lo cual provoca una respuesta neurofisiológica desencadenando así la ansiedad.

4.4 CLASIFICACIÓN DE LOS TIPOS DE TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Tomando como referencia el DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), podemos agrupar los Trastornos de Ansiedad de la siguiente manera:

4.4.1El trastorno de ansiedad generalizada

La persona que presenta este trastorno se aprecia por lo general ansiosa, aprensiva, preocupada en exceso, en sus reacciones ante hechos o acontecimientos en los cuales no se justifican estas características.

Esta constante preocupación es incontrolable por la persona y esto le provoca inquietud, fatiga, impaciencia y actitudes negativas que interfieren en su vida en general.

4.4.2 La crisis de angustia

Se caracteriza por la aparición de síntomas de aprensión, miedo pavoroso o terror, acompañados habitualmente de sensación de muerte inminente. se caracterizan por la aparición súbita, temporal y aislada de miedo o malestar muy intenso, acompañados de una serie de síntomas inquietantes, que se inician bruscamente, como son: los ataques de pánico o crisis, que incluyen palpitaciones, elevación del ritmo cardíaco, presencia de sudoración intensa, temblores involuntarios, sensación de ahogo o falta de oxígeno, una intensa opresión o malestar en la región del pecho, inestabilidad, mareo, además de miedo a perder el control, temor a volverse loco, miedo a la muerte.

4.4.3 La agorafobia

La característica esencial es la aparición de ansiedad por parte de la persona al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil, como por ejemplo, temor a estar fuera de la casa, en un concierto, o al ener que viajar en algún transporte aglomerado.

4.4.4. La fobia específica

Este tipo de ansiedad se caracteriza por “un miedo intenso o persistente a objetos o situaciones… también puede hacerse referencia a las posibilidades de perder el control, angustiarse y desmayarse al exponerse al objeto temido.”[5] Es decir, la persona ante la presencia de un objeto o situación específica, como por ejemplo: volar en avión, encontrarse con un perro, una víbora, un arma, etc., sentirá que no es capaz de controlarse, y trata de evitarlo, pero si lo enfrenta se sentirá incomoda, molesta o tímida, y todo esto le causara malestar físico y emocional.

Existen varios tipos de fobia:

1. tipo animal. El miedo hace referencia a animales o insectos.

2. tipo ambiental. Hace referencia a fenómenos atmosféricos como tormentas, precipicios o agua.

3. tipo sangre-inyección. Se refiere a la visión de sangre, heridas o inyecciones.

4. tipo situacional. Puede ser a transportes públicos, puentes túneles, ascensores, aviones, recintos cerrados, coches.

5. otros tipos. Miedo a atragantamientos, vomito, a ver personas disfrazadas.

4.4.5. La fobia social

Se caracteriza por un miedo y temor persistente, intenso y desproporcionado por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las cuales la persona se percibe como "expuesto" y en las que pueda salir avergonzado, y que para ella serán situaciones embarazosas. Todo esto le produce palpitaciones, temblores, sudoración, llanto, tartamudeo, enrojecimiento, entre otras. Por lo general a persona reconoce que tiene un problema en este tipo de situaciones públicas y prefiere evitarlas.

4.4.6 El trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo es aquel en el que la persona siente obsesión, es decir, tiene pensamientos o impulsos indeseados, que provocan malestar significativo, como la obsesión por la limpieza o higiene. Y las compulsiones, que son conductas repetitivas o comportamientos cuyo propósito no es generar placer, solo ayuda a prevenir la ansiedad, como por ejemplo el lavarse las manos contantemente para no contagiarse de alguna enfermedad, rezas, contar, etc.

Las más frecuentes son:

1. temas sobre la contaminación

2. dudas repetitivas

3. necesidad de orden en las cosas

4. impulsos de carácter agresivo

5. fantasías sexuales

4.4.7. El trastorno por estrés postraumático

En este trastorno la persona se aprecia como sufriente, con características muy particulares, ya que por lo general está alterada, irritada, no duerme, tiene problemas de concentración y hay un desajuste en sus emociones, todos estos síntomas como parte de haber presenciado o vivido alguna situación traumática, como torturas, violaciones, accidentes automovilísticos, etc., o simplemente estar envuelto en hechos que presenten un peligro para su vida o para su integridad física. La persona puede revivir los traumas en sueños o pesadillas.

4.4.8. El trastorno por estrés agudo

Esta aparición de ansiedad la persona presenta síntomas disociativos como el desapego, la despersonalización o amnesia, por ejemplo, cuando no se puede recordar un suceso traumático o doloroso, luego de estar expuesta, en él o después de un hecho traumático. La persona al igual que en el anterior trastorno reexperimentara el acontecimiento temido a través de imágenes, sueños o pensamientos.

Este conjunto de alteraciones en respuesta a la situación estresante duran un mínimo de dos días y un máximo de cuatro semanas, y aparecen en el primer mes que sigue al acontecimiento traumático.

4.4.9. El trastorno de ansiedad debido a enfermedad médica

Para poder diagnosticarla se requiere la existencia de la historia clínica, de la exploración física o de las pruebas de laboratorio de la persona, en la que la respuesta delate ansiedad, como consecuencia fisiológica directa de una enfermedad médica.

Enfermedades médicas que producen ansiedad son:

1. endocrinas

2. cardiovasculares

3. respiratorias

4. metabólicas

5. neurológicas

4.4.10 El trastorno de ansiedad inducido por sustancias

Los síntomas de la ansiedad aparecen durante el momento de intoxicación o abstinencia de sustancias y que se consideran secundarios a las reacciones o efectos propios de dichas sustancias.

4.5 EL TRASTORNO Y SUS SÍNTOMAS

Los Trastornos de Ansiedad mencionados se caracterizan por presentar un síntoma o varios de ellos bien definidos y diferenciados que sirven de base para la elaboración de diagnósticos específicos. Se pueden clasificar según Enrique Rojas de la siguiente manera:

4.5.1. “Síntomas físicos

· palpitaciones

· opresión precordial

· temblores

· hipersudoración

· sequedad de boca

· dificultad respiratoria

· pellizco gástrico

4.5.2. Síntomas psicológicos

* inquietud interior

* desasosiego

* inseguridad

* presentimiento de la nada

* temor de perder el control

* temor a la muerte

* temor a la locura

* temor al suicidio

4.5.3 Síntomas de conducta

* estado de alerta/hipervigilancia

* dificultad para la acción

* bloqueo afectivo

* inquietud motora

* trastornos de lenguaje no verbal

4.5.4 Síntomas intelectuales

* diversos errores en el procesamiento de la información

* expectación generalizada de matiz negativo

* pensamientos preocupantes y negativos

* pensamientos ilógicos

* dificultad para concentrarse

* trastornos de la memoria

4.5.5 Síntomas asertivos

* descenso muy ostensible en las diversas habilidades sociales

* bloque en la relación humana

* no saber que decir ante ciertas personas

* no saber que decir que no

* no saber terminar una conversación difícil”[6]

4.6 CONSECUENCIAS QUE PROVOCA EN LAS PERSONAS

A la mayoría de la población habitualmente, cuando se la presentan situaciones que le causan ansiedad, piensan que no lo van a poder superar, que van a enfermar, o lo que es peor, que van a morir. Algunas de las personas por lo general hasta se desmayan y sienten que éstos, son los momentos más horribles que han enfrentado.

Sin embargo éste estado de aceleración emocional puede ser perjudicial si se mantiene por periodos de tiempo largo, ya que puede aumentar la probabilidad de desarrollar problemas serios de salud, entre muchas de las enfermedades que se relacionan con este trastorno están: la hipertensión, distintas enfermedades coronarias, el asma, la gripe, el cáncer, el hiper y el hipotiroidismo, las úlceras de estómago, la colitis, dolor de cabeza, contracturas musculares, impotencia, cansancio crónico, agotamiento, además de la disminución de energía para la realización de actividades labores, así como trastornos psicológicos.

El siguiente esquema nos presenta el ciclo por el que pasa generalmente una persona al enfrentar situaciones, éstas le generan ansiedad que a su vez se verán reflejados en sus cambios de conducta y en su manera de vivir.

4.6.1 A NIVEL PERSONAL

Las situaciones estresantes provocan ansiedad en la persona, y esto afecta todos sus aspectos: físico, emocional, relacional, es decir, no tiene dominio de sí mismo, y esta lo refleja en su forma de vivir, de relacionarse con otros, en su manera de enfrentar las diversas situaciones que se le presentan, y como se encuentra neurótico, deprimido, enfermo, no sabe cómo hacerlo, o lo hace de manera inadecuada, y esto le vuelve a provocar ansiedad, y se vuelve un circulo vicioso.

4.6.2. EN LAS RELACIONES CON LAS DEMÁS PERSONAS

La ansiedad afecta a los individuos y por ende, al perder el control de su persona, sus relaciones personales y familiares se ven afectadas, pues sus crisis recurrentes, dificultades individuales, sus cambios de personalidad, sus miedos desproporcionados y paralizantes, además de sus comportamientos terminan por dañar no solo su integridad, sino muchas de las veces trastocan a las personas que los rodean, pues lo que están sentido lo transmiten a los demás, y pueden también mostrarse agresivos, con los que no los comprenden.

4.7 LA EVALUACIÓN

El concepto evaluación se refiere a la acción de medir, señalar o estimar algo, ya sean conocimientos, aptitudes u otro aspecto específico como puede ser la conducta. Debe tener fundamento teórico, puede ser cuantitativa o cualitativa. Considera varios factores como son: la observación, la entrevista, el examen, las evidencias.

4.7.1 EVALUACIÓN PSICOLÓGICA (PRINCIPALES INSTRUMENTOS)

El terapeuta en su trabajo como profesional, emplea y utiliza diversa información, a través de entrevistas, autorregistros, evidencias, principalmente. Pero al enfocarse a su labor específica tiene que hacer uso además de los antes mencionados, de cuestionarios y pruebas estandarizadas, que le facilitan el reconocer las conductas problemáticas de una persona, así como de sus emociones, todo esto con eficiencia y seguridad.

Pero además, es muy importante saber que no solo se requiere del conocer y dominar estas herramientas, sino que se deben saber administrar e interpretar para en determinados casos y según los resultados expuestos determinar el tratamiento adecuado para enfrentar dicho trastorno o conducta problemática.

Es por ello que a continuación se presentan algunos de los que se consideran más adecuados para identificar la ansiedad.

4.7.1.1 ESCALA DE HAMILTON PARA LA EVALUACIÓN DE LA ANSIEDAD (HRSA)

“La escala de Hamilton para la ansiedad (HRSA) es una escala de heteroevaluación (llevada a cabo por un observador externo), propuesta por Hamilton en 1959, que explora el área del estado de ansiedad (interrupción del continuum emocional que se expresa por medio de una sensación subjetiva de tensión, nerviosismo e inquietud y está asociado a la activación del sistema nervioso autónomo) (Hamilton, 1959).

La HRSA representa el prototipo de escala constituida por categorías de síntomas mediante los cuales se explora la ansiedad, la tensión, los síntomas neurovegetativos y los somáticos. Aunque esta escala contiene cuestiones relativas a los ataques de pánico, es utilizada con mayor frecuencia para la evaluación de la ansiedad generalizada. La escala consta de 14 cuestiones, cada una con puntuación de 0 a 4 (Hamilton, 1959).

La evaluación se efectúa mediante una entrevista voluntaria, preguntando al paciente acerca de los síntomas aparecidos la semana precedente (Hamilton, 1959).

La HRSA ha sido diseñada para obtener una valoración cuantitativa de la sintomatología de la ansiedad y se aplica a pacientes diagnosticados con trastorno de ansiedad, para el estudio de la evolución clínica de la enfermedad durante el tratamiento (Hamilton, 1959).

Esta escala no puede utilizarse para el diagnóstico de trastorno de ansiedad, ya que patologías no específicamente ansiosas pueden conducir a puntuaciones elevadas (Hamilton, 1959).

Esta escala es la más sensible para evaluar los efectos del tratamiento en pacientes con ansiedad y, por lo tanto, para evaluar el transcurso de la enfermedad (Hamilton, 1959).

A continuación se muestra la escala (Hamilton, 1959):

Instrucciones: Indique la intensidad con que se cumplieron o no durante el ultimo mes los síntomas que se describen en cada uno de los 14 ítems que conforman este test. Cabe mencionar que la escala es anónima y por ende fomenta la libre expresión.

Datos generales:

Edad: __________________ Puesto: _____________ Genero: ___________

Indicadores de ansiedad

(1) es Ausente

(2) es Intensidad ligera

(3) es Intensidad media

(4) es Intensidad elevada

(5) Intensidad máxima

____ Ansiedad: Preocupación. Pesimismo. Miedo al futuro. Irritabilidad.

____ Tensión: Sensaciones de tensión. Fatiga. Imposibilidad de estar quieto. Reacción de sobresalto. Llanto fácil. Temblores. Sensaciones de incapacidad de esperar.

____ Miedos: A la oscuridad. A los desconocidos. A quedarse solo. A los animales. A la circulación. A la muchedumbre.

____ Insomnio: Dificultades de conciliación. Sueño interrumpido. Sueño no satisfactorio. Con cansancio al despertar. Sueños penosos. Pesadillas.

____ Funciones intelectuales (cognitivas): Dificultad de concentración. Mala memoria.

____ Humor depresivo: Perdida de interés. No disfruta de tiempo libre. Depresión. Insomnio de madrugada. Variaciones anímicas a lo largo del día.

____ Síntomas somáticos musculares: Dolores musculares. Rigidez muscular. Sacudidas musculares. Sacudidas Clónicas. Rechinar de dientes. Voz quebrada.

____ Síntomas somáticos generales: Zumbido de oídos. Visión borrosa. Oleadas de calor y frío. Sensación de debilidad. Sensaciones parestésicas (pinchazos u hormigueos).

____ Síntomas cardiovasculares: Taquicardia. Palpitaciones. Dolor Toráxico. Sensación pulsátil en vasos. Sensaciones de "baja presión" o desmayos Extrasístoles (arritmias cardíacas benignas).

____ Síntomas Respiratorios: Opresión Pretoráxica. Constricción Precordial. Sensación de ahogo o falta de aire. Suspiros. Disnea (dificultad para respirar).

____ Síntomas gastrointestinales: Dificultades evacuatorias. Gases. Dispepsia: dolores antes o después de comer, ardor, hinchazón abdominal, Nauseas, vómitos, constricción epigástrica. Cólicos (espasmos) abdominales Diarrea. Pérdida de peso. Estreñimiento.

____ Síntomas genitourinarios: Micciones frecuentes. Micción imperiosa. Amenorrea (falta de periodo menstrual). Metrorragia (hemorragia genital) Frigidez. Eyaculación Precoz. Impotencia. Ausencia de erección.

____ Síntomas del sistema nervioso autónomo: Boca seca. Accesos de enrojecimiento Palidez. Tendencia a la Sudoración. Vértigos. Cefalea (dolor de cabeza) de tensión.

____ Comportamiento del paciente durante el examen: Agitado. Inquieto. Avanza y retrocede. Temblor de manos. Suspiros o taquipnea. Palidez del rostro. Deglución constante.

Es importante mencionar que el ítem de "Comportamiento del paciente durante el examen" debe ser contestado por el evaluador.”[7]

4.7.1.2 FEAR SURVEY SCHEDEDULE III- FSS III (ESCALA DE RECONOCIMIENTO DE MIEDO)

“Esta escala de Wolpe y Lang contiene 76 ítems que miden la intensidad del miedo irracional ante distintos estímulos pertenecientes a distintas categorías: animales, social e interpersonal, lesiones o daño físico, enfermedad, y muerte, ruidos, otras fobias clásicas. El sujeto debe indicar el miedo (donde 0 es nada en absoluto y 4 muchísimo) (Wolpe y Lang, 1964).

El principal propósito del FSS III es la identificación de estímulos y situaciones específicas licitadoras de miedo o ansiedad, siendo de gran utilidad para la construcción de jerarquías para la Desensibilización sistemática. Este instrumento ha sido ampliamente empleado en la investigación sobre desordenes fóbicos y trastornos de ansiedad. Los análisis factoriales realizados reflejan una estructura factorial poco estable, variando en función del sexo y las poblaciones empeladas. Se deben evitar las palabras miedo y temor. Y pedir que valoren el grado en que dicho estimulo o situación les produce inquietud, nerviosismo o tensión (Wolpe y Lang, 1964)”[8]

4.8 FORMAS DE AYUDAR A LA PERSONA QUE PRESENTA ESTE TRASTORNO

En nuestra sociedad existe mucha gente que por lo general empieza a cuestionarse sobre si estará bien o no asistir a un psicólogo o terapeuta cuando se percatan de alguna conducta o emoción diferente en su vida. Algunas de las veces buscan en primera instancia el apoyo de los amigos para decidir si buscan o no ayuda profesional y cuando finalmente se deciden pueden apreciar que han hecho decisiones que eran necesarias para el manejo de su vida.

A continuación de se presentan algunas de las que se consideran las más adecuadas.

4. 8.1 PREVENCIÓN

La ansiedad depende de múltiples factores, tanto situacionales como personales, por lo tanto son muchas las variables sobre las que podemos incidir para conseguir prevenirla o reducirla.

Entre ellos podemos mencionar:

1) La dieta:

* Es necesario comer sano, evitando las comidas que sobrecargan a nuestro organismo con pesadas digestiones u otras consecuencias negativas a corto, mediano o largo plazo (obesidad, desnutrición, colesterol, etc.).

* Usar el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con nuestras actividades profesionales.

* Es bueno aprovechar la comida para hacer vida social y familiar.

* No abusar y preferentemente no usar alcohol en las comidas.

2) Descanso:

* Dormir lo suficiente, alrededor de ocho horas.

* Tomar vacaciones y fines de semana como tiempo de ocio y descanso.

* Fomentar las relaciones sociales como alternativa al trabajo.

* Dejar el trabajo en la oficina (tanto los papeles, como las preocupaciones).

3) Ejercicio físico:

* La práctica moderada de algún deporte o ejercicio físico ayuda a relajarnos.

* Caminar todos los días al menos treinta minutos.

* Utilizar las actividades de ejercicio físico para relajarnos y despejar nuestros pensamientos charlando relajadamente con familiares o amigos.

4) Organización:

* La organización del tiempo y de nuestras actividades, estableciendo horarios, es fundamental para poder descansar, no estar preocupados, no sufrir continuos sobresaltos, olvidos importantes, etc.

* No llegar tarde a las citas, contando con los pequeños retrasos habituales para estar a tiempo.

* Saber seleccionar actividades cuando no podemos hacer todo.

Finalmente, si tenemos dificultades, y no sabemos reducir nuestra ansiedad, ponernos en manos de un buen especialista. Si seguimos sus indicaciones, nos ayudará a recuperar el bienestar y la salud.

4.8.2 INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA

La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano, y para llevar a cabo su labor emplea la intervención psicológica, la cual se encarga del diagnóstico y tratamiento de problemas, trastornos psicológicos o conducta anormal de las personas, de una manera planificada que implica poner en práctica métodos, conocimientos y experiencias del terapeuta en busca del bienestar humano.

4.8.2.1 PSICOTERAPIA Y TERAPIA NARRATIVA

La psicoterapia consiste en hablar con un profesional entrenado en salud mental, como un psiquiatra, psicólogo o terapeuta para descubrir lo que causó el trastorno de ansiedad y cómo hacer frente a sus síntomas.

El terapeuta puede emplear alguna de técnica o método que considera más adecuado o del que tenga mayor dominio en la práctica.

Dentro del presente trabajo se considera La Terapia Narrativa como una alternativa eficaz para tratar el trastorno de la ansiedad ya que por las características que presenta como son: contar la historia personal con todo y las vicisitudes que tenga, construir una realidad nueva a través de puentes curativos, y más que nada promueve externar la situación problemática para mitigar la ansiedad que todo esto le produce a la persona.

Según el siguiente esquema se muestran tres momentos dentro de los cuales la persona podrá enfrentar su ansiedad con técnicas propias de la terapia Narrativa.

En el cual se presentan y explican los aspectos que se consideran necesarios para favorecer en la persona las condiciones necesarias para enfrentar la ansiedad:

1. Entrenamiento asertivo: Dirigido a aumentar la habilidad de autoafirmación del sujeto, es decir, promover el aumento del autoestima positiva. La persona aprende a conocer su cuerpo, a controlarlo, así como sus emociones para poder ser dueños de sí mismo. Como por ejemplo:

* Si hemos hecho bien una cosa, reconocer nuestra propia autoría y felicitarnos por ello.

* Si hemos hecho mal una cosa, no deslindarnos de la culpa, reconocer que hemos actuado mal, analizar nuestros errores y corregirlos, sin culpas, sin pensamientos negativos sobre uno mismo.

* Es bueno querernos y tratarnos bien.

* Aprender a decir no, cuando sea necesario.

2. Técnicas de exposición: Cuando es posible identificar situaciones respectivas y frecuentes relacionadas con la ansiedad, el sujeto puede aprender a enfrentarlas sin evitarla (en vivo y/o en imaginación) de modo que se habitúe a ellas o para poder controlarlas. Al tratar de dar solución a los problemas o al tomar decisiones, debemos considerar:

* No dejar pasar los problemas, afrontarlos de una manera más activa, decidiendo qué es lo mejor en cada caso.

* No analizar continuamente el problema o las alternativas que ya se tomaron ya que esto produce ansiedad.

* Es necesario interpretar las situaciones u objetos que nos causan ansiedad para clasificarlos en posibles o imposibles, para actuar sobre ellos de la manera más adecuada.

* Entender que es natural estar nerviosos en alguna situación, que la ansiedad es tan natural como el miedo, la alegría o el enfado, y no preocuparnos aún más porque estamos activados o inquietos.

* Actuar con naturalidad, no evitar los problemas, no estar preocupados por lo que los otros puedan pensar de nosotros o de nuestro problema.

3. Técnicas de relajación: Inducen distracción cognitiva y habilidad para la reducción de la activación ansiógena. Algunas técnicas de control de ansiedad son:

* Practicar la relajación con cierta frecuencia en los momentos en los que nos encontramos mal, dedicándonos algún tiempo a nosotros mismos, escuchar música, ver una película, contemplar el paisaje.

* Leer algún buen libro.

4.8.4. SUGERENCIAS PARA APOYAR EL TRATAMIENTO

La palabra tratamiento o terapia se utiliza para definir el conjunto de medios que ayudan en la curación de una enfermedad o síntoma, cuando se ha llevado a cabo un diagnostico.

Podemos hacer uso de algún tratamiento paliativo o complementario que nos permita apoyar la psicoterapia de acuerdo al proceso que se esté llevando.

4.8.4.1 MODELO DE CONSTELACIONES

Se busca ayudar al miembro de la familia que presenta ansiedad, y con las técnicas anteriores enseñarlo a tranquilizarse y a enfrentar sus situaciones temidas, ya que de esta manera podrá ayudar a las demás personas con que se relaciona, y de esta manera no será un factor negativo que altere su entorno. Podemos hacer algo como esto en nuestras relaciones con los demás:

* Reforzar las conductas positivas de las personas de nuestro entorno, con aprobación, halagos, sonrisas, pequeños detalles, etc.

* No traer continuamente los problemas del pasado ni las culpas de los demás.

Los grupos de auto-ayuda o grupos de apoyo benefician a muchas personas que presentan algún trastorno de ansiedad es por ello que se sugiere uniéndose a alguno de ellos ya que de esta manera se apoya compartiendo sus problemas y logros con los demás.

Otra forma de apoyarse es hablar con un amigo de confianza y la meditación, ya que estas dos técnicas o estrategias pueden ser también de gran utilidad, pero todo esto no debe pensarse como un sustituto para la atención de un profesional de salud mental, ya que esta es necesaria.

Un factor muy importante en la recuperación de una persona con un trastorno de ansiedad es la familia, es por ello que se ve como ideal que la familia apoyara durante el tratamiento.

La meditación también puede ayudar a las personas con trastornos de ansiedad a calmarse y por otro lado, pueden potenciar los efectos de la terapia.

4.8.5 MEDICACIÓN

Antes de tomar medicamentos para un trastorno de ansiedad, el médico debe:

® determinar el tipo de medicamento y la dosis adecuada para cada paciente.

® evaluar los efectos del medicamento.

® considerar en qué momento y en qué forma el medicamento puede ser suspendido.

® considerar si es adecuado utilizar terapias alternativas junto con la administración del medicamento.

Es importante tener en cuenta que algunos medicamentos sólo son eficaces si se toman con regularidad y los síntomas podrían reaparecer si la medicación se detiene.

Algunos medicamentos que se emplean en el tratamiento de la ansiedad son: Ansiolíticos, betabloqueantes, tranquilizantes menores, tranquilizantes mayores, facilitadores del sueño, antidepresivos, antihistamínicos, algunos analgésicos y algunos anestésicos, estos en casos muy especiales.

[1] Tomado de www.monografias.com la ansiedad. el 20 de octubre de 2009

[2] ibidem

[3] ibidem

[4] ibidem

[5] DSM-IV Pág. 414

[6] ROJAS, Enrique. La ansiedad. Ed. Temas 1998 pág. 99

[7] Tomado de www.monografias.com op.cit

[8] ibidem



Request Removal

If you are the real writer of this essay and no longer want to have the essay published on the our website then please click on the link below to send us request removal:

Request the removal of this essay
Get in Touch With us

Get in touch with our dedicated team to discuss about your requirements in detail. We are here to help you our best in any way. If you are unsure about what you exactly need, please complete the short enquiry form below and we will get back to you with quote as soon as possible.